Sopa de cebolla con queso parmesano vegano

Sopa de cebolla con queso parmesano vegano

sopa cebolla veggie room

Hola, ¿qué tal?

En esta ocasión te traigo esta rica sopa, muy típica en mis cenas navideñas desde que soy vegetariana. Con esta receta colaboro con la web de  Navidad a la Carta, ¿te perdiste la entrevista que me hicieron? Puedes verla haciendo clic aquí.

Para hacer esta sopa de cebolla necesitas:

INGREDIENTES (4-6 personas)

  • 500 gr de cebollas en rodajas (cebolla normal, morada y dulce)

  • 100 gr de margarina

  • 1,5 litros de caldo de verduras

  • 250 ml de vino blanco

  • 1 ramillete de hierbas aromáticas (Bouquet garni: puerro, tomillo, romero, laurel).

  • Sal

  • Pimienta negra recién molida

Para el parmesano de anacardos:

  • ¾ taza de anacardos crudos

  • 3 cucharadas de levadura nutricional

  • ¼ de cucharadita de ajo en polvo

  • ½ cucharadita de sal

Preparación:

En una olla, pon a derretir la margarina. Cuando esté fundida, añade las cebollas cortadas en medias lunas y cocínalas durante 20 min, o hasta que estén blandas y doradas. Añade el caldo, el vino, las hierbas aromáticas y salpimenta. Lleva a ebullición sin dejar de remover. Baja el fuego, tapa la olla y déjalo cocer durante 30 minutos. Saca el ramillete de hierbas y rectifica de sal y pimienta.

Para hacer el parmesano de anacardos, mezcla todos los ingredientes en una procesadora de alimentos (una picadora) hasta que quede un polvo fino.

Para presentar esta sopa, ponla en fuentecitas individuales con el parmesano de anacardos por encima y unos croutons de pan frito, so la quieres hacer más rica todavía. Bon apetit!

PD: si se te ha despertado el espíritu navideño, y quieres tener más ideas sobre recetas, manualidades, y curiosidades varias echa un vistazo al blog de Navidad a la Carta.

¡Que tengas un día precioso!

Anuncios
Crema de calabaza potimarrón y pimiento rojo

Crema de calabaza potimarrón y pimiento rojo

crema calabaza firma

Hola, ¿qué tal? Hoy te traigo una deliciosa crema de verduras, que si lo deseas la puedes tomar tanto caliente como fría. Sus ingredientes principales tienen un sabor dulce natural, que nos ayudarán a no tener tantas ansias por tomar postre, o golosinas. ¿Quieres saber cómo se hace? Te cuento cómo:

Ingredientes (2 personas):

  • 1 calabaza potimarrón
  • 1/3 de pimiento rojo
  • 1 cebolla
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal ahumada de Mallorca
  • Pimienta negra
  • Sésamo negro para decorar (opcional)

Preparación:

Primero de todo, pela y pica la cebolla. En una olla a fuego medio-bajo pon a sofreír lentamente la cebolla con una pizca de sal. Mientras, pica el pimiento y añádelo a la cebolla cuando esta haya tomado un poco de color. Mientras se sofríe el pimiento y la cebolla, ve troceando la calabaza y retira las pepitas (esta variedad de calabaza no es necesario pelarla, así que lo dejo a tu elección 😉 ). Añade a la olla los trozos de calabaza, y remueve durante 1 minuto. Cubre con agua y cuécelo todo durante unos 10 minutos. Tritura con una batidora, salpimenta, y sirve la crema en un plato. Puedes decorarlo con una cucharadita de sésamo negro espolvoreado por encima. ¡Disfruta de tu crema, tanto caliente como fría!

Curiosidades:

La calabaza potimarrón es una fuente en vitaminas, A, B, C, D, E, fósforo, potasio, silicio, sodio… y en betacarotenos, dos veces superior al de la zanahoria, por lo que en verano va genial para conservar el bronceado. A esta calabaza también se la conoce como Hokkaido squashRed-Kabocha, kuri, uchiki o calabaza castaña. Esta variedad de calabaza se puede usar en recetas tanto dulces como saladas, y se puede cocinar frita, asada, gratinada, cocida, al vapor…

La mía llegó a mis manos desde Murcia, de manos de una de mis mejores amigas, a la cuál se la regaló, a su vez, un agricultor más majo que las pesetas. Cuanto más das, más recibes, y a falta de calabazas te regalo esta receta que espero que pongas en práctica, con calabaza potimarrón o con cualquier otra variedad.

¡Que tengas un día precioso!

Croquetas de champiñones y boletus sin lactosa y opción sin huevo

Croquetas de champiñones y boletus sin lactosa y opción sin huevo

croqueta boletus firma

Hola, ¿qué tal? En esta ocasión te traigo otra receta de croquetas. Esta vez he hecho un clásico dentro de las croquetas vegetarianas, de champiñones y boletus. El relleno es increíblemente cremoso, jugoso y lleno de sabor, y por fuera son bien crujientes. ¿Te apetece probarlas? Te explico cómo hacerlas en casa:

Ingredientes (36 unidades, aprox):

  • 500 gr de champiñones frescos
  • 3 cucharadas de boletus picados (yo los utilizo deshidratados, los hidrato en agua, y luego los pico, pero puedes usarlos frescos si los encuentras)
  • 1 cebolla
  • 500 ml de leche de avena
  • 100 gr aprox de margarina o mantequilla (unas dos cucharadas grandes, ojo, si decides usar mantequilla debes saber que lleva lactosa)
  • 6 cucharadas de harina
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de pimienta negra recién molida

Para el rebozado:

  • 1 plato con harina
  • 1 plato con pan rallado
  • 1 plato con dos huevos batidos, o si deseas hacer una versión sin huevo, mezcla 4 cucharadas de lino molido con 8 cucharadas de agua como sustituto.

Para freír:

  • Abundante aceite de oliva virgen extra

Preparación:

Retira el pie de los champiñones, y con ayuda de una puntilla retírales la piel. Si ves que tienen exceso de tierra, límpialos con un cepillito. Pícalos finamente y resérvalos.

Pela, y pica la cebolla, y ponla a sofreír en una cacerola con un chorrito de aceite de oliva virgen extra caliente. Añade una pizca de sal para facilitar que se poche. Una vez pochada a fuego medio, añade los champiñones y los boletus deshidratados, y rehoga hasta que esté todo bien cocinado (observarás que los champiñones se tornan negros). Añade ahora la mantequilla o margarina y espera a que se funda a fuego bajo.

A continuación, añade 6 cucharadas de harina, y remueve bien con el fuego al mínimo. Cuando esté todo bien mezclado, añade la leche de avena y remueve con ayuda de una varilla. Cocina a fuego bajo, y liga bien la masa. y sin parar de remover con la varilla durante 10 minutos.

Reparte la masa en dos platos. Déjala enfriar a temperatura ambiente antes de meterla en la nevera. Refrigera durante al menos 2 horas (yo suelo dejar enfriar la masa durante toda una noche si las hago por la tarde).

Una vez fría la masa, prepara un plato con harina, otro con pan rallado, y otro con huevo batido o la mezcla sustitutiva del huevo (4 cucharadas de lino molido mezclado con 8 cucharadas de agua, si necesitas más cantidad, duplícalo, o repite el proceso). Y otro plato limpio más o un tupper para ir colocando ahí las croquetas que formes. Si tu masa de croquetas tiene una textura más blanda, lo mejor será que las hagas con la técnica del quenelle (con ayuda de dos cucharas, explico esta técnica en este vídeo). Pasa las croquetas por harina, “huevo” y pan rallado, y colocalas en el plato o tupper.

Mi truco para freírlas y que no revienten es congelarlas primero 🙂 así tendrás el éxito asegurado. Sino, están demasiado tiernas para freírlas, igual que con las croquetas de espinacas. Por cierto, ¿las has probado ya?

croquetas boletus firma

Espero que te haya gustado esta rica receta y te animes a hacerlas en casa, porque realmente merece la pena 😀

¡Que tengas un día precioso!

Ensalada de brotes verdes, mango y alcachofas con tosta de mousse de nueces

Ensalada de brotes verdes, mango y alcachofas con tosta de mousse de nueces

Hola, ¿qué tal?

En esta ocasión te traigo una de las recetas que hice para Cynara. Se trata de una ensalada de lo más divertida, que nos va a refrescar en los días más calurosos del verano. Para ver cómo se hace, haz clic en el enlace del vídeo, aun así, y para que no te pierdas ni un detalle, te lo pongo también por escrito 🙂

Ingredientes:

Para la ensalada:

  • 1 tarro de 460 ml de alcachofas Cynara en aceite y especias
  • 2 bolsas de brotes de hojas verdes (mix de lechugas)
  • 1 mango maduro cortado en dados
  • 100 gr de kikos (maíz frito) molidos en un mortero

Para las tostas:

  • Pan de biscotes
  • 100 gr de nueces remojadas durante 8 horas
  • 200 ml de agua
  • ½ cebolla pequeña
  • Orégano seco
  • 1 cucharada de levadura de cerveza (opcional)

Aliño:

  • Vinagre de Módena
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Preparación:

Desecha el agua de remojo de las nueces y enjuágalas bien. Ponlas en un vaso de batidora, junto con media cebolla picada, una cucharada de levadura de cerveza, sal, 200 ml de agua y aceite de oliva virgen extra y bate hasta que quede una textura cremosa tipo mousse. Resérvala en la nevera.

Prepara en un plato grande un aro de emplatar y coloca dentro las alcachofas marinadas en aceite y especias y los dados de mango de forma alterna. A continuación pon encima de esta mezcla unos kikos machacados para darle un toque crocante y colocamos a su alrededor la mezcla de lechugas.

Ahora unta los panecitos con la mousse de nueces. Ponles por encima un poco de orégano seco y unos trozos de nueces enteras. Por último, añade una pizca de sal, y aliña con vinagre de módena y aceite de oliva virgen extra.

Espero que te guste esta original ensalada con alcachofas Cynara y que la pongas en práctica 😉

¡Que tengas un día precioso!

Croquetas de espinacas sin lactosa

Croquetas de espinacas sin lactosa

croque espinacas firma

Hola, ¿qué tal? ¿Alguna vez te he contado que soy ultra fan de las croquetas? Fue uno de los primeros platos que hice en mi vida, y por eso le tengo tanto cariño. Nunca se me olvidarán mis primeras croquetas, que estaban para chuparse los dedos, y las hice siguiendo una receta de Karlos Arguiñano, que era a su vez la misma receta que usaba mi abuela.

Estas que he hecho son una versión vegetariana/vegana que conservan la misma cremosidad en el relleno y textura crujiente en el empanado, ¿quieres saber cómo se hacen? Vamos allá:

Ingredientes (24 croquetas):

Para la masa:

  • 1 buen manojo de espinacas frescas
  • 1 cebolla
  • 250 ml de leche de avena
  • 3 cucharadas de harina
  • 1 cucharada de margarina o mantequilla (ojo, si decides usar mantequilla tiene lactosa)
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • Una pizca de nuez moscada molida
  • Un chorrito de aceite de oliva virgen extra

Para el rebozado:

  • 1 plato con harina
  • 1 plato con pan rallado
  • 1 plato con un huevo batido, o en caso de querer hacer opción sin huevo: 2 cucharadas de lino molido + 4 cucharadas de agua como sustituto del huevo.

Para freír:

  • Abundante aceite de oliva virgen extra

Preparación:

En una cazuela, pon a calentar un poco de aceite de oliva virgen extra. Mientras se calienta, ve picando finamente la cebolla, y ponla a sofreír. Mientras la cebolla va tomando color, lava, seca, y pica las hojas de espinaca y añádelas a la cebolla. Rehoga durante un par de minutos y añade las tres cucharadas de harina. Remueve bien todo y baja el fuego al mínimo. Añade ahora la leche de avena, y remueve la masa hasta tener la textura deseada. A mí me gusta que las croquetas queden bien cremosas, casi casi líquidas por dentro, por eso estuve removiéndolas en el fuego durante 5 minutos sólamente. Si las quieres más espesas ten la masa más tiempo en el fuego, y ve removiendo con paciencia y con ayuda de una varilla (unos 10 minutos). Añade al final la margarina.

Pon esta masa en un plato, y déjala enfriar. Una vez fría la masa, prepara un plato con harina, otro con pan rallado, y otro con huevo batido o la mezcla sustitutiva del huevo (2 cucharadas de lino molido mezclado con 4 cucharadas de agua, si necesitas más cantidad, duplícalo, o repite el proceso). Y otro plato limpio más o un tupper para ir colocando ahí las croquetas que formes. Si tu masa de croquetas tiene una textura más blanda, lo mejor será que las hagas con la técnica del quenelle (con ayuda de dos cucharas, explico esta técnica en este vídeo). Pasa las croquetas por harina, “huevo” y pan rallado, y colocalas en el plato o tupper.

Mi truco para freírlas y que no revienten es congelarlas primero 🙂 así tendrás el éxito asegurado. Sino, están demasiado tiernas para freírlas.

Espero que te haya gustado esta deliciosa receta. Es un tanto laboriosa pero realmente merece la pena, y eso lo dice una fan de las croquetas. Cómelas acompañadas de una buena ensalada.

croquetas espinacas firma

¡Que tengas un día precioso!

Sandwich Thins de Falafel y salsa de yogur

Sandwich Thins de Falafel y salsa de yogur

falafel thins win

Hola, ¿qué tal? En esta ocasión te traigo otro sandwich Thins un tanto oriental, con el que resulté ganadora en un concurso de Canal Cocina. El falafel es una albóndiga (o croqueta o hamburguesa, según la forma que se le de) de garbanzos o habas, cuyo origen se remonta a tiempos del Corán. Es un plato típico de India, Pakistán y Oriente Medio. Se suele servir con salsa de yogur, de la cual también te contaré la receta, y pan pita, pero en su lugar usaremos pan Thins por su finura y forma redonda. Yo he optado por hacer el falafel con garbanzos, ¿quieres saber cómo? Sigue leyendo:

Ingredientes (para 4 sandwiches):

Para el falafel (8 minihamburguesitas aprox):

  • 1/2 bote de garbanzos cocidos (si son ecológicos, mejor que mejor)
  • 1 taza de perejil fresco
  • 1/2 taza de cilantro fresco
  • 1/2 cebolleta morada
  • 1 o 2 dientes de ajo (según tamaño)
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1 cucharadita y media de levadura química tipo Royal
  • 2 cucharadas rasas de harina
  • 1/2 cucharadita de comino
  • 1/2 cucharadita de pimienta negra
  • 1 cucharadita y media de sal
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Para la salsa de yogur:

  • 1 yogur natural sin endulzar (vegetal, de cabra, o de vaca, el que más te guste)
  • 1/2 diente de ajo
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1/4 de taza de menta o hierbabuena fresca

Para montar los sandwiches:

  • 1 tomate rosa en daditos
  • 1/2 cebolleta morada picada
  • unas hojas de espinaca frescas
  • unos germinados de cebolla, o cualquier otros que nos gusten
  • 4 panes Thins integrales

Preparación: 

Empezamos por el falafel. Para ello, tendrás que poner en una picadora, procesadora de alimentos, o batidora los garbanzos, media cebolleta morada picada, el perejil, el cilantro, la harina, la levadura, el zumo de limón, la pimienta, el comino, el ajo y la sal. Tritura hasta que quede una masa uniforme. Ponla en un bol y cúbrela con papel film de manera que no quede aire entre la masa y el film (así evitaremos que se nos reseque y se haga costra) y ponla a enfriar en la nevera durante 1 hora (si no puedes esperar una hora no pasa nada, déjalo en la nevera mientras preparas el resto de cosas. Si la masa está fría es más fácil de manipular, pero no es imprescindible porque con estas cantidades queda bien de textura).

Mientras tanto, ve preparando la salsa de yogur. Para ello, pon el yogur en un bol pequeño, y añádele el zumo de limón, el ajo bien picadito, y la hierbabuena cortada en chiffonade. Para ello, separa las hojas de hierbabuena del tallo, júntalas bien y haz un rollito con ellas. Ponlas sobre la tabla de cortar y pícalas. Ve juntando la hierbabuena en montoncitos y vuelve a picar hasta que esté bien fina, y añádela al yogur. Mueve bien y consérvalo en la nevera 🙂

También puedes ir preparando el resto del relleno del bocata: pica la cebolla y el tomate rosa (yo soy fan del tomate rosa por su forma, por su aroma, y por su sabor, pero puedes usar cualquier otro que te guste). Lava las hojas de espinacas y resérvalas.

Una vez que esté fría la masa del falafel sólo nos queda darle forma y freírlo. Puedes usar un sacabolas de helado si quieres que tenga forma redonda (de este modo todos quedarán iguales porque usarás la misma cantidad), o hacer quenelles con dos cucharas (o croquetas de toda la vida, vaya…) o minihamburguesitas como hago yo en el vídeo. Ponlas a freír a fuego medio-alto en 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, y dales la vuelta cuando estén doradas (unos 2 minutos por cada lado). Resérvalas en un plato con papel absorbente para retirar el posible exceso de aceite.

Ahora sólo nos queda montar nuestro sandwich. Para ello, pon en un plato el pan abierto, y dos o tres hojas de espinacas frescas. Pon encima dos o tres falafels y cubre con la salsa de yogur. Ponle topping de tomate, cebolla, y germinados al gusto. Pon la tapa del pan y… ¡deléitate con esta pedazo de cena!

falafel crucina

falafel sandwich

Espero que te guste, y que te animes a hacer el falafel y la salsa de yogur 🙂 También puedes acompañarlo con hummus, babaganoush o tahini. ¡Que tengas un día precioso!

1505cocbimbothinscabecera900x356

El mejor bocata de la historia… versión Thins

El mejor bocata de la historia… versión Thins

best ever1

Hace algunos meses publiqué una entrada llamada “El mejor bocata de la historia”. Pues bien, esta es la versión 2.0 de mi bocata favorito, esta vez con el novedoso pan Thins. Es extremadamente fino, pero aguanta bastante bien los ingredientes que le pongas. Además de esta receta, pronto publicaré otra con relleno caliente, y con las dos participaré en un concurso de cenas sabrosas para Canal Cocina 🙂 Ahí va mi propuesta para una cena ligera y saludable, prepara tu lista de la compra porque estos son los ingredientes para un sandwich:

  • Pan de sandwich integral Thins
  • 1 rodaja de tomate rosa
  • 1/2 aguacate cortado en láminas. Para saber cómo se corta haz clic aquí: 

     si quieres láminas, sólo tienes que hacer cortes transversales y no en forma de rombo o cubo 🙂

  • 1/2 cucharadita de mezcla de especias (pimentón de la Vera picante, ajo, curry, comino, cayena y canela)
  • 1 cucharada de cebolla deshidratada
  • Germinados de cebolla al gusto
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Para hacerlo sólo tienes que seguir unos sencillos pasos:

  1. Abre el pan, y pon un chorrito de aceite de oliva virgen extra en una de sus caras.
  2. Corta una rodaja de tomate rosa de medio centímetro de grosor aproximadamente, ponla sobre el pan, y ponle una pizca de sal.
  3. Parte por la mitad un aguacate, hazle unos cortes transversales y retira la pulpa con una cuchara. Pon las láminas resultantes sobre el tomate.
  4. Pon media cucharadita de mix de especias. Puedes comprar este mix ya hecho (por ejemplo, uno para fajitas, o burritos) y sino puedes hacerlo tú mismo mezclando pimentón de la vera picante, ajo en polvo deshidratado, un poco de curry, otro poco de cayena molida, y una pizca de canela (cuidado, ¡no queremos que quede dulce nuestro mix!).
  5. Pon ahora una cucharada de cebolla deshidratada, y corona con unos germinados de cebolla, para darle un toque más fresco y picante.
  6. Pon la tapa del pan y…
  7. ¡Disfruta de la cena! Para chuparse los dedos y hecha en un santiamén.

BEST EVER

Espero que la pongas en práctica, ¡que tengas un día precioso!