Macarrones con espinacas y alcachofas Cynara

Macarrones con espinacas y alcachofas Cynara

Hola, ¿qué tal? En esta ocasión te traigo otra de las recetas que hice para Cynara. Se trata de unos macarrones con espinacas y alcachofitas mini baby, ¿quieres saber cómo se hacen? En el vídeo te lo explico con todo lujo de detalles, y si sigues leyendo, tienes todas las cantidades para no perderte nada, ahí va:

Ingredientes (4 personas):

  • 1 kg de macarrones
  • 2 bolsas de espinacas baby
  • 1 tarro de alcachofas de 314 ml Minibaby Cynara
  • 3 cucharadas de harina
  • 250 ml de leche de avena
  • 3 ó 4 dientes de ajo
  • 150 gr de mantequilla o margarina (si deseas hacerlo 100% vegetal)
  • 2 cucharadas colmadas de queso cremoso (tipo Philadelphia o Toffuti si se quiere hacer completamente vegano y sin lactosa)
  • Chile en polvo
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Preparación:

Para empezar, ponemos a cocer los macarrones en una olla con abundante agua salada hirviendo y un chorrito de aceite de oliva.

En una sartén fundimos un tercio de la mantequilla o margarina y echamos a freír los ajos picados muy finos. Se añaden las espinacas, se rehogan un par de minutos y se reservan en un plato. En esa misma sartén ponemos la mitad de la mantequilla y doramos las alcachofas, previamente escurridas. Cuando estén doradas las sacaremos de la sartén y también las reservaremos.

En esa misma sartén, añadimos el resto de la mantequilla y, cuando esté fundida, echaremos dos cucharadas de harina. Removemos bien con una varilla para que no se queme y, poco a poco, vamos añadiendo la leche hasta conseguir el espesor deseado. A continuación salpimentaos esta bechamel y añadimos las espinacas al ajillo y las alcachofas, y removemos con cuidado. Por último añadimos los macarrones integrándolos en la salsa y también un poquito de queso cremoso, ya sea vegano o no.

Lo presentaremos en un plato bonito y con un poco de chile en polvo por encima.

Espero que te haya gustado esta deliciosa receta. Si quieres ver más recetas con alcachofas Cynara, haz clic aquí.

¡Que tengas un día precioso!

Anuncios
Croquetas de espinacas sin lactosa

Croquetas de espinacas sin lactosa

croque espinacas firma

Hola, ¿qué tal? ¿Alguna vez te he contado que soy ultra fan de las croquetas? Fue uno de los primeros platos que hice en mi vida, y por eso le tengo tanto cariño. Nunca se me olvidarán mis primeras croquetas, que estaban para chuparse los dedos, y las hice siguiendo una receta de Karlos Arguiñano, que era a su vez la misma receta que usaba mi abuela.

Estas que he hecho son una versión vegetariana/vegana que conservan la misma cremosidad en el relleno y textura crujiente en el empanado, ¿quieres saber cómo se hacen? Vamos allá:

Ingredientes (24 croquetas):

Para la masa:

  • 1 buen manojo de espinacas frescas
  • 1 cebolla
  • 250 ml de leche de avena
  • 3 cucharadas de harina
  • 1 cucharada de margarina o mantequilla (ojo, si decides usar mantequilla tiene lactosa)
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • Una pizca de nuez moscada molida
  • Un chorrito de aceite de oliva virgen extra

Para el rebozado:

  • 1 plato con harina
  • 1 plato con pan rallado
  • 1 plato con un huevo batido, o en caso de querer hacer opción sin huevo: 2 cucharadas de lino molido + 4 cucharadas de agua como sustituto del huevo.

Para freír:

  • Abundante aceite de oliva virgen extra

Preparación:

En una cazuela, pon a calentar un poco de aceite de oliva virgen extra. Mientras se calienta, ve picando finamente la cebolla, y ponla a sofreír. Mientras la cebolla va tomando color, lava, seca, y pica las hojas de espinaca y añádelas a la cebolla. Rehoga durante un par de minutos y añade las tres cucharadas de harina. Remueve bien todo y baja el fuego al mínimo. Añade ahora la leche de avena, y remueve la masa hasta tener la textura deseada. A mí me gusta que las croquetas queden bien cremosas, casi casi líquidas por dentro, por eso estuve removiéndolas en el fuego durante 5 minutos sólamente. Si las quieres más espesas ten la masa más tiempo en el fuego, y ve removiendo con paciencia y con ayuda de una varilla (unos 10 minutos). Añade al final la margarina.

Pon esta masa en un plato, y déjala enfriar. Una vez fría la masa, prepara un plato con harina, otro con pan rallado, y otro con huevo batido o la mezcla sustitutiva del huevo (2 cucharadas de lino molido mezclado con 4 cucharadas de agua, si necesitas más cantidad, duplícalo, o repite el proceso). Y otro plato limpio más o un tupper para ir colocando ahí las croquetas que formes. Si tu masa de croquetas tiene una textura más blanda, lo mejor será que las hagas con la técnica del quenelle (con ayuda de dos cucharas, explico esta técnica en este vídeo). Pasa las croquetas por harina, “huevo” y pan rallado, y colocalas en el plato o tupper.

Mi truco para freírlas y que no revienten es congelarlas primero 🙂 así tendrás el éxito asegurado. Sino, están demasiado tiernas para freírlas.

Espero que te haya gustado esta deliciosa receta. Es un tanto laboriosa pero realmente merece la pena, y eso lo dice una fan de las croquetas. Cómelas acompañadas de una buena ensalada.

croquetas espinacas firma

¡Que tengas un día precioso!

Batidos verdes para el verano

Batidos verdes para el verano

zumi

Hola, ¿qué tal? El otro día tuve el placer de colaborar de nuevo con Vitamina 301, quienes me pidieron que les preparara unas recetas de batidos verdes de cara al verano (aunque cualquier estación del año es buena para beneficiarse de ellos) Ya os hablaré de los batidos verdes de manera extensa en otro post… os adelanto que voy a salir en una revista molona 😀

No me enrollo más, y te dejo con las recetas:

ZUMO DEPURATIVO 

¡Ojo! Esto es un zumo, no un batido verde, pero es tan bueno que quería compartirlo de nuevo. Ya te lo he contado hace tiempo, porque es mi zumo favorito (el de la foto). Para disfrutarlo sólo tienes que licuar un limón, dos manzanas, una rama de apio, y 2 zanahorias. El limón limpia el hígado, las manzanas y las zanahorias limpian el tracto digestivo, y el apio limpia los riñones.

BATIDO DE SANDÍA Y HIERBABUENA

sandía y hierbabuena

Tritura 1/4 de sandía, y un manojo de hierbabuena al gusto. El sabor es increíblemente refrescante. La sandía contiene hasta un 92% de agua, por lo que no hace falta añadirle más agua a nuestro batido. Como tiene tal cantidad, la mayor parte de su digestión se hace en el intestino, por lo que es conveniente comer la sandía sola (mejor en ayunas) para que absorbamos todos sus nutrientes y no fermente en el estómago junto con otros alimentos. Es baja en calorías y rica en vitamina C y betacarotenos, por lo que es la fruta ideal del verano. La hierbabuena le dará un toque de frescor muy rico a este batido, y nos aportará todas sus propiedades digestivas y vitamina K

BATIDO DE PIÑA Y ESPINACAS

piña y espinaca

Corta con un cuchillo afilado un tercio de piña, y pélala antes de cortarla en dados. Si tu batidora es potente, no le quites el tronco a la piña, ya que es donde más concentración de bromelina tiene (altamente antiinflamatoria y digestiva de proteínas y grasas). Ponla en el vaso de la batidora y añade unas hojas de espinaca fresca, un vaso de agua, y hielo para que esté fresquito (si la batidora no es muy potente, mejor añádelo después). Tritura hasta que esté bien fino.

Este batido es perfecto para la absorción del hierro. Para que éste se absorba es necesaria la presencia de vitamina C. Espinacas (hierro)+ Piña (vitamina C) = Pareja perfecta.

BATIDO DE MANZANA Y APIO

Lava y pela una manzana en caso de que no sea ecológica. Quítale el corazón, y cortada en dados. Pon la manzana picada en un vaso de batidora junto con las hojas de una rama de apio y un vaso y medio de agua. Si la batidora es potente añade el hielo antes de triturar, y sino después, para que esté más fresquito y apetecible. Tritura hasta que esté fino y consume inmediatamente antes de que se oxide.

El apio limpia el organismo y estimula la función renal. Además de ser refrescante, es la planta más afrodisíaca que existe (tanto para hombres como para mujeres), y ayuda con la hipertensión.La manzana es muy rica en pectina, que es una fibra soluble que ayuda al intestino con la peristalsis, por lo que va genial para el estreñimiento. Ayudan a eliminar toxinas y reduce los niveles de “colesterol malo” en sangre. Se cree que las manzanas también ayudan con el Síndrome del Colon Irritable, y contiene enzimas que favorecen la buena digestión, por lo que es una de las frutas que podemos comer de postre.

Espero que te pegues unos buenos desayunos con estos greensmoothies súper vitaminados.

¡Que tengas un día precioso!

Mi paso por “Miel sobre hojuelas” con una sopa de lentejas rojas al curry

Mi paso por “Miel sobre hojuelas” con una sopa de lentejas rojas al curry

sopa de lentejas rojas

Hola, ¿qué tal? Ayer estuve en el programa “Miel sobre hojuelas” de la grandísima cocinera Rocío Arroyo, que desprende simpatía y dulzura por cada uno de sus poros. Ella me pidió que cocináramos juntas una receta de mi estilo, saludable, y 100% vegetal, y no tardé en decidirme por este plato de lentejas rojas al curry, con espinacas y leche de coco. En su programa fui explicando paso a paso cómo se hacen, y conté también las propiedades de cada alimento que utilicé. ¿Quieres verlo? Aquí está el enlace:

Ingredientes:

  • 200 gr de lentejas rojas
  • 1 cebolla
  • 1 rama de apio
  • 2 zanahorias
  • 2 dientes de ajo
  • 1 manojo de espinacas frescas
  • 1 lata de tomate tamizado
  • 1 litro de caldo vegetal
  • 2 cucharaditas de curry (el que usé me lo regaló una amiga que estuvo de viaje en India, y tenía toques picantes)
  • 1 manojito de perejil fresco para decorar
  • 4 cucharadas de leche de coco (una cucharada por plato, para decorar y dar cremosidad y frescor)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Preparacion:

Pelamos y picamos la cebolla, las zanahorias, los dientes de ajo y el apio y los ponemos a pochar en una olla con una pizca de sal. Cuando esté pochado añadimos el curry para que se cocine junto con las verduras un par de minutos. A continuación se añade el tomate tamizado y se cocina otros dos minutos, antes de añadir las lentejas rojas y el caldo vegetal. Lo dejamos cociendo durante unos 25 minutos, añadimos las hojas de espinacas frescas y retiramos cuando las lentejas y las espinacas estén tiernas (en 1 minuto ya están listas). Servimos en un cuenco y decoramos con una cucharada de leche de coco y hojas enteras de perejil.

Espero que practiques esta receta en casa, y que no te pierdas el vídeo para aprender todas las propiedades de este plato 🙂

¡Que tengas un día precioso!