Tarta de mar y frutos rojos (vegana)

Tarta de mar y frutos rojos (vegana)

DSC_1322

Hola, ¿qué tal? Aprovechando que hoy es mi cumpleaños (ya caen 29, ¡yuhuuuu!) he querido hacer esta tarta especial que presentaré a un concurso de recetas marineras. Se trata de una tarta rellena de mermelada de alga cochayuyo (de sabor dulce, no os asustéis) con cobertura de frutos rojos y gelatina de agar-agar 🙂 ¿Quieres aprender a hacerla y a rellenarla con diferentes mermeladas? Pues manos a la obra:

Ingredientes (para una tarta mediana):

Para el bizcocho:

  • 300 gr harina
  • 200 gr azúcar moreno
  • 1 cucharadita de levadura
  • una pizca de sal
  • 200 gr de leche de avena
  • 110 gr de aceite de oliva virgen extra
  • 1/2 cucharadita de vainilla en polvo

Para la cobertura de frutas y agar-agar:

  • 100 gr de fresas
  • 50 gr de frambuesas
  • 50 gr de arándanos azules
  • 200 ml de agua
  • 100 gr de azúcar
  • 1 cucharadita colmada de alga agar-agar en polvo

Para el relleno:

Tienes varias opciones, si la quieres hacer estilo marinero puedes hacer una mermelada con alga cochayuyo, para ello necesitas:

  • 1 taza de alga cochayuyo remojada durante 2 horas
  • 1/2 taza de sirope de agave
  • 1/2 cucharadita de vainilla en polvo

Si deseas un relleno normal, más típico, queda deliciosa con un glaseado de albaricoque (te recomiendo que también lo hagas, para cubrir la parte superior de la tarta), para el que necesitarías:

  • 100 gr de mermelada de albaricoque colada, con los trozos de fruta retirados (a mí me encanta la de la Vieja Fábrica)
  • 50 gr de agua

Preparación:

Lo primero que puedes ir adelantando mientras haces el bizcocho, es poner en remojo el alga cochayuyo si deseas hacer la versión marinera.

Pon a precalentar el horno a 180ºC mientras haces la masa del bizcocho. Para ello, mezcla en un bol grande todos los ingredientes secos (la harina, la levadura, el azúcar, y la sal) y luego añade los líquidos y mezcla bien con ayuda de una varilla, hasta que quede una masa homogénea. Coge un molde redondo mediano desmontable, forra la base con papel vegetal y cierra el molde de manera que quede así:

DSC_1282

Recorta el exceso de papel, y vierte la masa en el molde.

DSC_1287

Introduce el bizcocho en el horno. Estará listo 45-50 minutos más tarde. No abras el horno mientras tanto, o se bajará el bizcocho. Pasados 45 minutos según la potencia del horno, pínchalo con un palillo o un cuchillo, si sale limpio es que tu bizcocho está listo, si sale mojado de masa déjalo horneando entre 5 y 10 minutos más y vuelve a hacer la prueba del palillo. Antes de desmoldarlo espera a que se enfríe un poco, o correrás el riesgo de romper el bizcocho. De todos modos, aún no necesitamos sacarlo del molde, nos falta la decoración, y para ello lo necesitamos 🙂

El siguiente paso es hacer la gelatina con agar-agar. Para ello, pon 200 ml de agua junto con 100 gr de azúcar en un cazo al fuego, y remueve con una varilla hasta que se disuelva. Así obtendremos un almíbar suave. Tenlo a fuego medio, y cuando llegue a ebullición, añade la cucharadita de agar-agar. Remueve durante 1 minuto y retíralo del fuego.

Prepara el glaseado de albaricoque mezclando en un cazo la mermelada de albaricoque colada y el agua. Remueve con ayuda de una cuchara de palo, a fuego bajo, hasta que esté bien ligado. Con ayuda de una brocha de silicona, barniza la tarta con este glaseado para que esté más jugosa.

DSC_1292

Con la tarta dentro del molde, coloca la fruta encima del bizcocho decorando a tu gusto, y vierte sobre las frutas la gelatina líquida de agar-agar, para darles brillo y consistencia.

Deja enfriar la tarta para que cuaje el agar-agar a temperatura ambiente, o en la nevera si deseas acelerar el proceso. Una vez cuajado, ya puedes desmoldar la tarta (si quieres, puedes facilitarte esta tarea separando los bordes que se agarren con una puntilla).

Ahora le llega el turno al relleno 🙂 si optas por la mermelada de cochayuyo deberás hacer lo siguiente:

Si ya la has puesto en remojo, observarás que ha duplicado su tamaño:

DSC_1288

Ponla en un vaso de batidora junto con el sirope de agave y la vainilla en polvo. Tritura hasta que quede esta consistencia (o más fino si no te gustan los tropezones):

DSC_1406

Con mucho cuidado, y a ser posible, con un cuchillo de chef, parte la tarta por la mitad, y cubre la base con el relleno que desees, o con el glaseado de albaricoque o con la mermelada de cochayuyo. Tapa de nuevo la tarta con cuidado de no romperla y que no se despegue ningún fruto rojo.

Truco del almendruco: ¿Por qué no he rellenado la tarta antes de decorarla con la fruta y el agar-agar? Pues… para facilitarme las cosas 😉 Al cubrirla con el agar-agar, le doy más consistencia al bizcocho, que al no llevar huevo es más fácil que se rompa por no ser tan elástico. Aun así habrá que ser cuidadoso y hacerlo con mucho mimo y tino.

¡Y ya está la tarta lista!

DSC_1298

DSC_1304

Ahora sólo me queda disfrutarla… ¡y soplar las velas!

DSC_1336

Espero que te haya gustado esta nueva receta, un tanto laboriosa, pero realmente merece la pena por lo deliciosa y jugosa que queda 😀

¡Que tengas un día precioso!

Anuncios
Tarta Sacher para celiacos, e intolerantes a la lactosa y/o huevo

Tarta Sacher para celiacos, e intolerantes a la lactosa y/o huevo

He aquí mi especialidad, la tarta sacher. Es una tarta que he hecho en varias ocasiones y a la que le tengo un cariño especial, porque fue la primera que me encargaron en mi vida… pero esa es otra mágica historia 😉

IMG_20140925_095535

Ingredientes

3 tazas de harina de trigo sarraceno (60%) y harina de maiz (40%) (si no eres celiaco puedes usar 3 tazas de la harina que más te guste, trigo, trigo integral, espelta…)
1 y 1/2 tazas de azúcar integral
1 cucharada de levadura en polvo
1 pizca de sal
2 tazas de agua
1/2 taza de aceite de oliva
200gr de chocolate para repostería
1 bote de mermelada de albaricoque (la tarta sacher original se hace con mermelada del albaricoque, pero yo siempre digo que el chocolate y la naranja son la pareja perfecta, así que como me gusta tanto esa combinación, suelo usar mermelada de naranja amarga)
Cobertura: 150 gr de azúcar, 150 ml de agua, 300 gr de chocolate para repostería.
Almíbar: Partes iguales de agua y azúcar, según la cantidad que queramos, por ejemplo: 200 ml de agua y 200 ml de azúcar.
Preparación

Primero de echan todos los ingredientes secos en un bol y se mezclan bien (harina, levadura, y sal). A continuación se funde el chocolate en un cacito con el fuego al mínimo, y para ahorrarnos disgustos y que se pegue, le añadiremos, cuando se empiece a fundir, el aceite. Cuando esté bien derretido, añadimos a este cazo las dos tazas de agua, tibia o caliente, para que no nos cuaje el chocolate que tenemos ya fundido (esto sería un estropicio, y en nuestra cocina sólo queremos cosas bien hechas y ricas). Ahora vertemos el contenido de este cacito en el bol de los ingredientes secos y mezclamos bien con una varilla.

Se pone esta mezcla en un molde redondo para tarta, cuya base habremos forrado con papel de hornear para que no se nos pegue.

ipp

Se introduce en el horno, previamente calentado a 170-180ºC según la potencia de nuestro horno. Tardará en hacerse unos 45 minutos, pero habrá que ir comprobando cómo está nuestro bizcocho con el truco del palillo (ya sabéis, si sale mojado es que aun le queda tiempo a la tarta, y si sale seco es que está lista).

Una vez tengamos nuestro bizcocho, lo desmoldaremos y lo dejaremos enfriar en una rejilla. A continuación se corta con un cuchillo de sierra para obtener dos planchas circulares de bizcocho, que mojaremos con un almíbar que lo preparamos disolviendo la misma cantidad de agua que de azúcar en un cacito a fuego bajo.

Sobre una de las planchas, ponemos una capa de mermelada de naranja amarga

ipp

y cubrimos con la otra plancha. ¡Ya tenemos nuestra tarta montada! Ahora sólo nos falta la cobertura y adornar 😀

Para preparar nuestra cobertura de chocolate brillante haremos un almíbar con el agua y el azúcar. Agregaremos el chocolate troceado y batimos con unas barillas a fuego bajo hasta que el chocolate se haya derretido y la mezcla esté lisa. Se calienta a 110º (si no tienes termómetro para medirlo, puedes saber que está a esa temperatura cuando al levantar la varilla se forman hebras como caramelo. Cuando el glaseado esté en ese punto lo tenemos que usar de inmediato. Para ello tendremos nuestra tarta preparada sobre una rejilla con un plato debajo, y volcaremos este chocolate por encima (aviso: este momento es un festival para los sentidos) 🙂 Bañaremos unas fresas en el chocolate que nos sobre y las colocamos como adorno.

¡Ya tenemos nuestra tarta! ¡y en calidad profesional! Tacháaaaaaaaaaan

IMG_20140925_095837

Y ahora lo mejor de todo… ¡probarla! Bon profit 🙂

ippippY para cualquier consulta nutricional, no dudes en contactarme en celianutriananda@gmail.com 😀

Tarta Red Velvet vegana, con ManuCatman

Tarta Red Velvet vegana, con ManuCatman

¡Hola a todos!

Fue para mí un enormísimo placer trabajar con Manu Catman para hacer mi primera vídeoreceta, y encima de mi postre favorito: la tarta red velvet ❤

Ingredientes (6-8 personas)

Para el bizcocho:

  •  290 gr harina (yo prefiero usar harina integral de espelta, que me encanta, pero el bizcocho quedará más oscurito)
  • 10 gr cacao puro en polvo
  • 220 gr azúcar (mejor si es integral y ecológico)
  • 1 cucharada de levadura química
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla (variar cantidad según la intensidad del extracto)
  • 100 gr de leche vegetal
  • 150 gr aceite de girasol
  • 200 gr de puré de remolacha
  • 2 cucharadas de vinagre de vino
  • El zumo de medio limón

Para el cremoso de queso:

  • 250 gr de queso vegano (tofutti)
  • 250 gr de margarina vegetal sin hidrogenar
  • 300 gr de azúcar glass

¡Y sin más dilación os dejo con el esperado vídeo!

Espero que hayáis disfrutado tanto como yo haciéndolo (se puede notar por mis múltiples sonrisas) 😀

TRUQUITOS:

El truco para que no os quede marrón como a nosotros es añadir un ácido para que reaccione con la remolacha y conserve su color rojo intenso. Por eso hay que añadir el vinagre y el zumo de limón. No os asustéis que no dan sabor, ni la remolacha ni los ácidos, y queda realmente deliciosa y con una textura muy muy tierna.

Guardar el cremoso de queso en el congelador hasta que se vaya a extender sobre la tarta. Necesita mucho frío porque sino su textura es demasiado fina… y si se queda fuera de la nevera el desastre es inevitable porque se separará el agua de la grasa y tendremos un charquito blanco y dulce, imposible de extender, que nos pondrá bastante tristes… y nosotros solamente queremos alegría en nuestras vidas, ¿verdad?

Hoy y cada día de mi vida, me pido felicidad, ¿y tú?

¡Que tengas un día precioso!

Si necesitas mejorar tu dieta y resolver dudas sobre tu alimentación, no dudes en pedir una consulta en celianutriananda@gmail.com