Cupcakes de vainilla con mermelada de calabaza, especial Halloween

Cupcakes de vainilla con mermelada de calabaza, especial Halloween

DSC_2048 firma

Hola, ¿qué tal? Aquí te traigo una receta para las fiestas de Halloween, especialmente dedicada a los niños que no pueden tomar huevos ni lácteos. Estos cupcakes son realmente deliciosos y fáciles de hacer, incluso los más pequeños pueden participar en su elaboración (eso sí, a la hora de hacer el caramelo mejor dejar a los mayores, porque alcanza temperaturas muy altas y puede ser peligroso). ¡Manos a la obra!

Ingredientes (6 cupcakes):

  • 150 gr de harina integral de espelta (o harina integral de trigo, o harina de trigo blanca)
  • 100 gr de azúcar moreno
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de vainilla en polvo
  • 100 gr de leche de almendras
  • 55 gr de aceite de oliva virgen extra

Para decorar haremos un garrapiñado con pipas de calabaza, y necesitaremos:

  • 100 gr de agua
  • 50 gr de azúcar
  • 50 gr de pipas de calabaza

Preparación:

Para empezar, haremos nuestros cupcakes. En un bol grande mezclaremos primero todos los ingredientes secos (la harina, el azúcar, la levadura, la pizca de sal y la pizca de vainilla. A continuación añadimos la leche de almendras y el aceite de oliva y mezclamos bien con ayuda de una varilla. Ponemos unas cápsulas de papel dentro de unos moldes de silicona para cupcakes y los rellenamos hasta 2/3 de su capacidad. Los metemos en el horno previamente calentado a 180ºC durante unos 30 minutos (pinchar con un palillo para comprobar el punto de cocción. Si se pincha con un palillo y este sale limpio, el cupcake está ya listo).

Dejar enfriar sobre una rejilla. Mientras tanto, en un cacito se prepara un almíbar con el agua y el azúcar, y se deja a fuego muy lento, removiendo de vez en cuando, hasta que adquiera un tono más oscuro (esto llevará algo de tiempo, sino puedes hacerlo poniendo el azúcar directamente sobre un cazo con unas gotas de agua). Mezcla con las pipas de calabaza y pon este garrapiñado sobre papel sulfurizado (para que no se pegue).

Para decorar, pon sobre cada cupcake una cucharadita de mermelada de calabaza, y un trocito del garrapiñado de pipas de girasol. Ahora sólo queda disfrutar de una terrorífica velada 😀

¡Que tengas un día precioso!

Anuncios
Rosas de hojaldre, manzana y frambuesa

Rosas de hojaldre, manzana y frambuesa

hojaldre manzana mermelada frambuesa firma

Hola, ¿qué tal? Bien de moda están estas rosas de hojaldre y manzana, así que me decidí a hacerlas yo misma en casa. Son muy parecidas a una tarta de manzana individual, pero no llevan crema pastelera. De hecho solamente llevan tres ingredientes, y se hacen en un santiamén:

Ingredientes (5-6 unidades):

  • 1 plancha de hojaldre cuadrada
  • 6 cucharadas de mermelada de frambuesa (yo he usado la que me compraba mi abuelita de pequeña, de la Vieja Fábrica).
  • 3 manzanas (puedes combinar golden y rojas para obtener pétalos de diferentes colores).

Preparación:

Esta vez no he hecho foto del paso a paso, y para que quedara más claro me he animado a ilustrarlo además de escribirlo, a ver qué te parece (puedes añadir luego un comentario si lo deseas) 😀

DSC_2024

Corta la manzana por la mitad, a lo largo. Ahora corta medias lunas muy muy finitas, puedes hacerlo con un cuchillo bien afilado apoyando la manzana en la tabla, o bien usar una mandolina regulable (si no usas el tope, ten mucho cuidado con los dedos). Pon a precalentar el horno a 210ºC mientras continúas haciendo la receta. Ahora, corta rectángulos de la plancha de hojaldre, de unos 4 o 5 centímetros de ancho. Coge una cucharada de mermelada y extiéndela sobre el hojaldre. Ahora, coloca las láminas de manzana con el borde redondeado hacia arriba, superponiendo unas con otras. Con cuidado, empieza a enrollar el hojaldre, de manera que se forme una rosa. Colócala en un molde para cupcakes de silicona. Ve repitiendo este proceso con todas las rosas que quieras hacer. Mételas en el horno durante 20-25 minutos (hasta que veas que el hojaldre está bien cocido).

manzana y hojaldere firma

Ya has visto lo facilísimo de hacer que esta minitarta de manzana, con sólo tres ingredientes y que está listo en sólo media hora. Ahora sólo queda probar a hacerlo en casa, ¿te animas?

Si te ha gustado esta receta compártela con todos tus seres queridos, que es gratis 😀

¡Que tengas un día precioso!

Pan de plátano y albaricoque con nueces

Pan de plátano y albaricoque con nueces

DSC_0844

Hola, ¿qué tal? En esta ocasión te traigo un plan de plátano y albaricoque, como siempre, sin huevos ni lácteos. Hice una compra abundante en Entre Col y Col, y tenía unos plátanos y unos albaricoques bastante maduros en el frutero, así que decidí darles la mejor salida haciendo este dulce pan. ¿Quieres saber cómo se hace? Vamos allá:

Ingredientes:

  • 3 plátanos maduros
  • 3 albaricoques maduros
  • 2 tazas de harina
  • 1/2 taza de azúcar
  • 1 cucharadita de levadura química
  • 50 gr de nueces
  • 4 cucharadas de agua
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de canela (opcional)

Preparación:

Precalienta el horno a 180º C mientras vas preparando la receta.

Pela y trocea los plátanos y los albaricoques, y aplástalos con ayuda de un tenedor en un bol. Añade el agua, y el azúcar y mezcla todo bien. Para que quede más fino, puedes utilizar una batidora. En otro bol, mezcla la harina con la levadura y la pizca de sal y canela, y mezcla bien con unas varillas. Añade a continuación la mezcla de plátano y albaricoque, y las nueces peladas y troceadas, y mezcla bien con las varillas.

Forra con papel sulfurizado un molde alargado tipo plumcake, y vierte sobre él la masa. Introdúcelo en el horno y tenlo ahí 45 minutos, o hasta que lo pinches con un palillo o cuchillo y este salga limpio.

Y aquí lo tenemos:

DSC_0852

Puedes comerlo acompañado con mermelada de albaricoque (mi favorita es la de La Vieja Fabrica)… ¡delicioso!

DSC_0857

Espero que lo practiques en casa y me cuentes cómo te sale.

¡Que tengas un día precioso!

Tarta de mar y frutos rojos (vegana)

Tarta de mar y frutos rojos (vegana)

DSC_1322

Hola, ¿qué tal? Aprovechando que hoy es mi cumpleaños (ya caen 29, ¡yuhuuuu!) he querido hacer esta tarta especial que presentaré a un concurso de recetas marineras. Se trata de una tarta rellena de mermelada de alga cochayuyo (de sabor dulce, no os asustéis) con cobertura de frutos rojos y gelatina de agar-agar 🙂 ¿Quieres aprender a hacerla y a rellenarla con diferentes mermeladas? Pues manos a la obra:

Ingredientes (para una tarta mediana):

Para el bizcocho:

  • 300 gr harina
  • 200 gr azúcar moreno
  • 1 cucharadita de levadura
  • una pizca de sal
  • 200 gr de leche de avena
  • 110 gr de aceite de oliva virgen extra
  • 1/2 cucharadita de vainilla en polvo

Para la cobertura de frutas y agar-agar:

  • 100 gr de fresas
  • 50 gr de frambuesas
  • 50 gr de arándanos azules
  • 200 ml de agua
  • 100 gr de azúcar
  • 1 cucharadita colmada de alga agar-agar en polvo

Para el relleno:

Tienes varias opciones, si la quieres hacer estilo marinero puedes hacer una mermelada con alga cochayuyo, para ello necesitas:

  • 1 taza de alga cochayuyo remojada durante 2 horas
  • 1/2 taza de sirope de agave
  • 1/2 cucharadita de vainilla en polvo

Si deseas un relleno normal, más típico, queda deliciosa con un glaseado de albaricoque (te recomiendo que también lo hagas, para cubrir la parte superior de la tarta), para el que necesitarías:

  • 100 gr de mermelada de albaricoque colada, con los trozos de fruta retirados (a mí me encanta la de la Vieja Fábrica)
  • 50 gr de agua

Preparación:

Lo primero que puedes ir adelantando mientras haces el bizcocho, es poner en remojo el alga cochayuyo si deseas hacer la versión marinera.

Pon a precalentar el horno a 180ºC mientras haces la masa del bizcocho. Para ello, mezcla en un bol grande todos los ingredientes secos (la harina, la levadura, el azúcar, y la sal) y luego añade los líquidos y mezcla bien con ayuda de una varilla, hasta que quede una masa homogénea. Coge un molde redondo mediano desmontable, forra la base con papel vegetal y cierra el molde de manera que quede así:

DSC_1282

Recorta el exceso de papel, y vierte la masa en el molde.

DSC_1287

Introduce el bizcocho en el horno. Estará listo 45-50 minutos más tarde. No abras el horno mientras tanto, o se bajará el bizcocho. Pasados 45 minutos según la potencia del horno, pínchalo con un palillo o un cuchillo, si sale limpio es que tu bizcocho está listo, si sale mojado de masa déjalo horneando entre 5 y 10 minutos más y vuelve a hacer la prueba del palillo. Antes de desmoldarlo espera a que se enfríe un poco, o correrás el riesgo de romper el bizcocho. De todos modos, aún no necesitamos sacarlo del molde, nos falta la decoración, y para ello lo necesitamos 🙂

El siguiente paso es hacer la gelatina con agar-agar. Para ello, pon 200 ml de agua junto con 100 gr de azúcar en un cazo al fuego, y remueve con una varilla hasta que se disuelva. Así obtendremos un almíbar suave. Tenlo a fuego medio, y cuando llegue a ebullición, añade la cucharadita de agar-agar. Remueve durante 1 minuto y retíralo del fuego.

Prepara el glaseado de albaricoque mezclando en un cazo la mermelada de albaricoque colada y el agua. Remueve con ayuda de una cuchara de palo, a fuego bajo, hasta que esté bien ligado. Con ayuda de una brocha de silicona, barniza la tarta con este glaseado para que esté más jugosa.

DSC_1292

Con la tarta dentro del molde, coloca la fruta encima del bizcocho decorando a tu gusto, y vierte sobre las frutas la gelatina líquida de agar-agar, para darles brillo y consistencia.

Deja enfriar la tarta para que cuaje el agar-agar a temperatura ambiente, o en la nevera si deseas acelerar el proceso. Una vez cuajado, ya puedes desmoldar la tarta (si quieres, puedes facilitarte esta tarea separando los bordes que se agarren con una puntilla).

Ahora le llega el turno al relleno 🙂 si optas por la mermelada de cochayuyo deberás hacer lo siguiente:

Si ya la has puesto en remojo, observarás que ha duplicado su tamaño:

DSC_1288

Ponla en un vaso de batidora junto con el sirope de agave y la vainilla en polvo. Tritura hasta que quede esta consistencia (o más fino si no te gustan los tropezones):

DSC_1406

Con mucho cuidado, y a ser posible, con un cuchillo de chef, parte la tarta por la mitad, y cubre la base con el relleno que desees, o con el glaseado de albaricoque o con la mermelada de cochayuyo. Tapa de nuevo la tarta con cuidado de no romperla y que no se despegue ningún fruto rojo.

Truco del almendruco: ¿Por qué no he rellenado la tarta antes de decorarla con la fruta y el agar-agar? Pues… para facilitarme las cosas 😉 Al cubrirla con el agar-agar, le doy más consistencia al bizcocho, que al no llevar huevo es más fácil que se rompa por no ser tan elástico. Aun así habrá que ser cuidadoso y hacerlo con mucho mimo y tino.

¡Y ya está la tarta lista!

DSC_1298

DSC_1304

Ahora sólo me queda disfrutarla… ¡y soplar las velas!

DSC_1336

Espero que te haya gustado esta nueva receta, un tanto laboriosa, pero realmente merece la pena por lo deliciosa y jugosa que queda 😀

¡Que tengas un día precioso!